El valor de la determinación cuando tienes miedo

syz4bibt1o4-teddy-kelley-2

El miedo es un amigo valioso que nos protege de muchas de las cosas que nos pueden hacer daño. También, si le dejamos, acaba tomando demasiada confianza y no nos permite adentrarnos en nuevos retos y aprender de esas experiencias.  En este post hablaremos del valor de la determinación que, cuando el temor nos bloquea y nos paraliza, nos da el arranque que necesitamos. ¿Cómo ponerlo en práctica?

De las etapas más cruciales de nuestra vida, diría que hay una que está repleta de miedos: El miedo que siente un Millennial cuando tiene que decidir qué hacer con su presente. En la época formativa estamos tan centrados en vivir nuevas experiencias, de “Bah, aún falta mucho para tener que preocuparme por mi futuro”, y tan acostumbrados a no hacernos ni una sola pregunta que cuando llega el último día de esa balsa de tranquilidad: no tenemos ni idea de lo que queremos en la vida.

Y no quiero decir que en esa época sea todo bonito y tranquilo, que se habrán tenido que superar retos, se habrá tenido que hincar codos y seguramente más de uno habrá tenido que trabajar  para poder estudiar. De todo esto ya hablaremos, hoy nos centramos en ese estado de quietud extraña, de “¿Y ahora qué?”

Los Millennials son jóvenes que, de alguna manera, vienen preparados para esto. Observan como su país, y con él, las grandes empresas y las no tan grandes, pujan por sus conocimientos y más aún, por su ilusión, para quedarse con el mejor, al mejor precio, y si es gratis … ¡Se lo rifan!

Cada día más Millenials se pierden entre la confusión y el miedo a no ser suficientemente buenos para conseguir sus retos. 

Muchos de ellos se preguntan “¿Y ahora qué?” porque nadie les ha enseñado a preguntarse qué es lo que quieren, qué es lo que necesitan, qué quieren aportar al mundo y a la sociedad en la que viven. Por eso, el miedo comienza primero a protegerlos de aquello que intuyen puede salir mal, y entonces aceptan trabajos mal pagados por necesidad y acaban quedándose con “por ahora es lo que hay”. Luego, este miedo, se traduce en la mente como excusas, en deshonestidades para con uno mismo, y acaba por provocar emociones negativas como la tristeza, la confusión y la ansiedad.

Cuando llegas a este estado, tu mente ha entrado en un bucle en el que es fácil quedarse. Hoy propongo poner en práctica la determinación para salir de este bucle en el que seguramente todos hemos estado alguna vez. El valor de la determinación es, según la RAE, “la acción o efecto de determinar o determinarse”, y determinar es “decidir algo, despejar la incertidumbre sobre ello”. 

Por lo tanto honrar el valor de la DETERMINACIÓN es una de las cosas que puede ayudarte a afrontar el miedo. Te propongo unos pasos a seguir, espero que te sirvan:

  1. Pregúntate: ¿De qué me está protegiendo el miedo hoy?
  2. Agradece al miedo esa protección. Te ha servido hasta ahora.
  3. Pregúntate: ¿Para qué quieres afrontar este miedo y qué es lo que vas a conseguir una vez lo hayas hecho?
  4. Y el último paso: ¿Qué significa para ti el valor de la determinación? ¿Cómo quieres honrarlo a partir de ahora? Escribe una acción que te acerque cada día a ese valor. 

A mi me ha servido para una época en la que estaba estancada, confundida y desmotivada. Me contesté todo esto:

  1. El miedo me estaba protegiendo de equivocarme y sentirme mal por ello.
  2. Le agradecí todo lo que había hecho por mi estos años (sí, estos años, un bucle que me ha enseñado muchas cosas)
  3. Quiero afrontar este miedo para dejar aflorar mi esencia y cuando lo haya hecho sentiré libertad plena.
  4. Significa tomar las riendas, poner foco. Lo quiero honrar de una sola manera, haciendo cada día algo que me acerque a mi objetivo siempre unida a mi esencia.

Espero que te sirva de todo corazón.

¡Un abrazo y pasa un buen día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *